miércoles, 8 de septiembre de 2010

Los raritos de Vancouver



Cuando era pequeño me leí un libro de estos infantiles de El barco de vapor que se llamaba "Misterio en Vancouver". Me encantó. No me acuerdo una mierda de qué iba el libro, pero me acuerdo de que me encantó y me prometí a mí mismo que iba a leer miles de libros a partir de entonces. Diez años después empecé a cumplir mi promesa. A ver, que uno cuando es chico no tiene ese amor por la palabra escrita y las artes que desarrolla luego con el tiempo -fans de Belén Esteban, esto no va por vosotros-. El caso es que hoy, tropecientosmil años después, vuelvo a recordar este hecho porque la noticia de hoy está situada precisamente en Vancouver, bella ciudad en la que se ubicaba la acción de tan gran libro que tanto disfruté en su día y que me gustó tanto, tanto, tanto que de hecho ni siquiera recuerdo si el título era exactamente ese, pero claro, si no hubiera dicho esto, no lo habríais sabido y yo habría quedado como un rey. Bueno, no me seais tiquismiquis y señoritingos/as, que, además, por si no lo habéis notado, la anécdota del libro no tiene nada que ver, salvo por lo de Vancouver, con la noticia de hoy. Que ahora diréis: "¿Entonces para qué hostias nos cuentas lo del maldito libro? ¿Para dártelas de culto y letrado?". Pues sí, ¿qué pasa? Que un filólogo en paro tiene que sacar ese narcisismo cultural por algún lado, que si no, nos entra ansiedad y no sé si habéis visto alguna vez a un filólogo con ansiedad, pero es algo muy chungo y voy a parar ya de hablar de filólogos con ansiedad, que no quiero daros el día y es una historia muy desagradable y no estáis vosotros para esto ahora.

¿De qué estaba yo hablando?

Sí, de Vancouver. Bueno, aquí en España nos quejamos de la DGT y de la madre que la parió, salvo cuando sacan un anuncio de estos impactantes, que decimos: "Mira los cabrones estos, qué bien han sabido transimtir el mensaje", pero nos dura lo que un café frío, porque enseguida volvemos a acordarnos de la madre que parió a los de la DGT. Es así. Las madres que parieron a la Guardia Civil, a la DGT y al que puso los badenes en esa calle por la que simpre pasas son muy recordadas por todos nosotros, y las pobres mujeres no pueden hacer nada para evitarlo. Pues ya podemos estar contentos. Porque en Canadá sí que son cabrones los tipos estos de la Dirección General de Tráfico. No se les ha ocurrido otra cosa que proyectar un holograma de una niña jugando con una pelotita en medio de la carretera, holograma que se activa de forma automática cuando un coche supera la velocidad máxima permitida en una calle que por lo visto está al oeste de la ciudad (¿de qué ciudad? De Vancouver). O sea, vamos a ver. ¿El objetivo de esto cuál es? No sé si tiene eslogan esta campaña, pero debería ser algo así como: "Te vas a cagar, maldito hijo de puta que superas la velocidad máxima permitida. Vas a morir, a morir, a morir, a morir, perro judío". Sí, es un poco largo como eslogan, pero es que estoy indignado. Coño, una cosa es que alguien supere el límite de velocidad y otra que le des el susto de su puta vida. Eso se llama mala leche, señor DGT. Aparte, que yo no sé cuántos accidentes puede provocar la gracia con el típico y comunmente conocido como volantazo. A ver, recapitulemos: tú eres un vancouverian... vancouveriens... tú vas conduciendo y eres de Vancouver, y dices: "¡Coño, que llego tarde!", o no, no dices nada y vas más rápido de lo que deberías, porque sí, porque tú eres más chulo que nadie, y, de repente, de la nada, aparece una niña delante tuyo -además una niña semitransparente y con interferencias-, ahí, jugando con su puta pelotita del demonio, con el único fin de que sufras un paro cardíaco. Porque, hostia puta, esto acojona de día, pero tú imagínate que es de noche y te sale la maldita niña... Y luego: "Noooooo, tonto; a ver, que esto es una broma de la DGT". Vamos, yo peto la DGT, a la madre de la DGT y al estrecho de Georgia si hace falta.

Y llegados a este punto, lo mejor de la noticia. Resulta que está extraída de la página web del diario ABC. Pues bien, como todos sabéis, se pueden dejar comentarios. Bueno, pues hay un lector que ha dejado el siguiente, el cual copio y pego: "joder si la imagen fuese la del zp la gente no solo no pararia sino que aceleraria".

¿Qué conclusiones sacamos de esto? Las siguientes:

1.-Que los lectores de ABC son de derechas (sí, he descubierto la penicilina).
2.-Que los de derechas no usan comas ni aunque les apunten en la sien con una magnum no sé cuánto.
3.-Que los de derechas no usan acentos ni aunque les apunten... (ver punto 2).
4.-Que los de derechas y lectores de ABC ven a Zapatero hasta en la sopa.
5.-Que a los de derechas y lectores de ABC les sacas cualquier tema y lo acaban derivando a Zapatero, porque ellos son así. Demostración:

-PERSONA CUALQUIERA: Vaya paliza le metieron ayer a la selección española.
-PERSONA DE DERECHAS Y LECTORA DE ABC: Paliza la que le daba yo a Zapatero.

-PERSONA CUALQUIERA: ¿Viste la peli porno de ayer?
-PERSONA DE DERECHAS Y LECTORA DE ABC: A Zapatero sí que lo sodomizaba yo.

-PERSONA CUALQUIERA: ¡Qué calor hace hoy!
-PERSONA DE DERECHAS Y LECTORA DE ABC: El puto Zapatero este...

En fin, amigos, ya sabéis: cuidadito si vais a Vancouver y os pasáis con el acelerador, que os sale la niña de la curva con pelotita incluida y os da el susto de vuestra vida. Aunque también hay que decir que los españoles estamos un poco entrenados para los sobresaltos, que a veces -o siempre-, haciendo zapping, cambiamos a tele cinco y nos sale un primer plano de Belén Esteban.

8 comentarios:

Tytyvillus dijo...

Zapatero tiene la culpa que me esté quedando calvo!!

Carlos dijo...

¡¡¡Lector del ABC!!!!!

Anónimo dijo...

Dios ¡¡¡ ¿y si pasas tan rápido q no t da tiempo a procesar bien la imagen y no sabes si ha sido real o ha sido un efecto óptico???no puedes dormir pensando qué ha pasado con esa niña o en tu cabeza,si ha sido real o es una pesadilla..ah bueno....te tranquilizas pensando,menos mal que no era ZP ¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Bueno, mis felicitaciones corso, yo también te he leido, y me ha gustado un montón, pero..., te has preguntado como sería la otra cara de la moneda?, pues verás:
PERSONA DE IZQUIERDAS Y LECTORA DEL PAÍS: vaya accidente que ha tenido Zapatero en la carretera de Vancouver, por culpa de la niñita que estaba jugando en la carretera con su pelotita...
PERSONA DE IZQUIERDAS Y LECTORA DEL PAíS: y qué coño hacía la asquerosa niña de Rajoy en la carretera,y encima, con una pelotita, la niñita de Rajoy...laniñita de Rajoy, por su culpa, a esos si que les metía yo la pelotita por el...

Anónimo dijo...

Perdona Corso, quería decir:
PERSONA CUALQUIERA: vaya accidente ha tenido Zapatero en la carretera...
la errata la he cometido yo, sin buscar culpables.

Carlos dijo...

Rebeca: cariño, si eso te pasa así, es que conduces a CARAJO SACADO. De todas formas, la noticia explica que la imagen se proyecta en una calle residencial donde el límite está muy bajo... Así que no irán TAN rápido, supongo y espero :)

Anónimo: muchísimas gracias por entrar en mi blog y leerme. Pero no sé quién eres... :) Un abrazo fuerte!!!

Rocío Luna dijo...

Hey!! Anteayer vi la noticia en la tele!! A ver si funciona o qué...
Besos!

Soy.fruto.de.tu.Imaginación. dijo...

Y los que somos propensos al susto fácil, ¿qué?
Ding ding ding, ¡bingo!
¡¡Paro cardíaco para la señora!!
Y te mueres y matas a tu familia, a tus gaticos, y al hijo del vecino porque "papá hoy trabaja fuera y no puede venir a recogerme..."
Ilusos críos que aún no conocen la infidelidad...
Quién volviese a esos años, ais...