martes, 21 de diciembre de 2010

Usted siempre quiso practicar el coito con un mapache, y lo sabe


"Hazme el amor, tonto".

No sé cómo reflejar la historia de hoy.

No sé cómo enfocarla.

A veces uno, en la soledad de una habitación, ante el paso inexorable e impío del tiempo, se pregunta: "¿Cuál es el sentido de la vida?"; o: "¿Por qué estoy yo aquí?". Tras tres años con este mi amado blog, he llegado a la conclusión de que mi existencia encuentra un porqué en este tipo de historias. He nacido, he crecido y he llegado a ser el portento de sapiencia (juas) que soy hoy día para disfrutar de acontecimientos como el que ha tenido lugar en Rusia recientemente.

A ver; tenemos mapache, tenemos pene arrancado y tenemos violador de mapache. ¿Promete la cosa o no promete?

Sí, señor, es como os lo estáis imaginando. Un ruso decidió de repente un buen día que follarse a un mapache era una buena idea, pero olvidó que el sexo es cosa de dos, y que si te vas a follar a un mapache, conviene preguntarle primero si está de acuerdo, porque estos bichos muy buen genio no tienen y además poseen dientes afilados. Y, creedme, "mal genio + dientes afilados + pito al aire" es una combinación peligrosa que a ninguno nos gustaría experimentar.

El caso es que Kirilov, que así se llama el ruso que no ha descubierto aún que las muñecas hinchables son una alternativa moderadamente aceptable dado el punto en el que acaban sus decisiones sexuales cuando se pone a pensar, vio al mapache en cuestión cuyo nombre no se ha dado a conocer pero al que vamos a llamar Arrikitaun, y pensó: "Oye, si tiene un buen culo", y no se lo pensó dos veces. Ni todo el vodka del mundo habría podido parar a Kirilov, porque Kirilov cuando se pone tierno, se pone tierno, y punto. Y lo mismo le da en esos momentos que le pille por delante Belén Esteban o un mapache. Él saca el instrumento y que comience la fiesta, que la vida son dos días y en Rusia hace mucho frío. Lo que pasa es que, claro, no contaba con que Arrikitaun andaba ese día con jaqueca. O lo mismo Arrikitaun no es muy de probar sexualmente al género humano y prefiere a una buena mapache, ahí, con sus curvas, su carita de yo no he roto un plato, su pelamen suave y lineado... Y pasó lo que tenía que pasar. Arrikitaun dijo: "¿Cómoooooooooooooooooooooooooooooo? A este le muerdo yo el pito". Y mordió, mordió. Vamos, que mordió tan efusivamente y de corazón que se quedó con el pene en la boca el bichillo adorable y fornicado. Vamos, que porque en el reino animal no ven la tele ni escuchan las noticias, que si no, el apodo de Lorena Bobbit no se lo quita nadie -¿y yo por qué veo muy normal que un mapache se llame Bobbit?-.

Ante un suceso como este, uno podría pensar que Kirilov hizo gala de sus más sutiles artimañas cerebrales para quedar bien ante la opinión pública tras ser asistido médicamente. No sé, un: "Resbalé con el hielo y cuando me di cuenta estaba penetrando al mapache"; o un: "Es que mi mujer no siempre se depila y me confundí". Pues no. Sin paños calientes. Eso sí que hay que reconocérselo a Kirilov, que a lo hecho, pecho, y si se tiene que dar la cara, se da, qué cojones, que para algo es ruso. "Cuando vi al mapache, pensé en pasar un buen rato". Eso es lo que le dijo a los cirujanos cuando fueron a asistirle.

Qué grande eres, Kirilov. ¿Y lo que vas a ligar ahora con la cicatriz? ¿Eh? ¿Eh?

4 comentarios:

Rocío Luna dijo...

Arrikitaun, taun taun!! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Lo que me he reído Carlos!!! Muy bueno!!! ;)
Un besote!!!

|[Silence]| dijo...

Un mapache corta penes le daba yo a más de uno... :)

Soy.fruto.de.tu.Imaginación. dijo...

Jajajajajajajaja
Por el amor de dios!! xD
Acabo de descubrir tu blog, sólo he leído esta entrada, y ya se que voy a leer todas las demás! xD
Que crack, madre xD
Pues lo dicho, voy a echar un vistacillo, mushasho. =)

MARIA CARRILLO dijo...

Jajajaja.... Buenisimo! Corso!!!!